Si esto no es una tocada de pilotas…, ¿qué lo es?

Apareción del Padre Fundador
Aparición del Padre Fundador

Ayer tarde, niños queridos, hubo algo nuevo en nuestra pequeña comunidad, algo nuevo que vosotros podéis ver reflejado en la foto de arriba. Me refiero a esos dos señores que hay ahí arriba. Y hay algo nuevo que vosotros no podéis ver todavía porque sois muy pequeños; pero que yo os voy a enseñar a ver, o por lo menos lo voy a intentar, porque esa es mi obligación, quizás mi única obligación. Hoy hay en esta comunidad hay una falta absoluta de confianza y de amistad, amén de un exceso de significarse, por no mencionar la casi segura certeza de que esos dos señores se ganen el premio gordo de la tómbola de hostias arrimás, virtuales por supuesto. Esos dos señores, que no son niños, que no son yo mismo, y a quienes he intentado agredir de muchas y dolorosas maneras, se han colado aquí, y lo que es mucho más grave aún, han tenido la desfachatez de colarse y repasarnos a todos por las ingles su presencia con nuestro mentor espiritual. Y después de todo os diré que pretenden, ¡ja!, reíros conmigo, ¡oh, niños!, que la suya es una coincidencia afortunada y que en ningún momento ha sido su intención la de molestarnos ni la de alentar el pecado de la envidia. ¡Qué mayor violencia que la que se ejerce contra el espíritu!. ¡Examen!. Tomad notas de las preguntas. Las ingles de ambos, su importancia geográfica; ¿están de verdad las ingles de ambos con la Ingle Suprema?; ¿Es un montaje? ¿Por qué nos tocan las ingles?; el jaque a los portadores de ambas ingles; ¿satisface hoy en día una ingle?; ¿qué ingle? Es acaso el escenario de la foto ¿El Corte Inglé? Contestad a las preguntas.

9 Respuestas para “Si esto no es una tocada de pilotas…, ¿qué lo es?”

  1. ¡Virgen santísima! El escenario parece una tienda de lámparas en la capital de provincias más cutre de Turquía, sólo falta el inevitable cuadro de «caballos al amanecer» o el don Quijote de alambre para poner en el recibidor. Y lo digo dolido porque estoy verde de envidia y no por otra cosa, eso que lo sepáis.

    Responder
  2. Hombre, el barrio de Salamanca no es garantía de buen gusto, y si no, mirad el escaparate de El Corte Ingles (sin acento, claro). Precisamente por allí (en Conde de Peñalver) es donde alguna vez me he encontrado (hace años) a D. José Luis. En cualquier caso, me uno a Ramón Abogaitor y sigo verde de envidia malsana. ¡Y no lo digo más!

    Responder
  3. Localizado el sitio de la foto: «Cristalería Goya 89» al lado de La Casa del Bacalao. No se me escapa una, juas juas.

    Responder
  4. María Angélica Gómez

    Momentito, momentito, momentito, veamos el asunto teniendo en cuenta todas las aristas de las ingles. Que se hayan encontrado al nuestro super-archi-hiper ídolo por casualidad, me produce una tonalidad verdosa pero no llego al pecado capital de envidia!!!: pero que teniendo esa suerte no le hayan sacado un par de pelos, no le hayan cortado unas uñas, no le hayan pedido saliva para clonarlo NO LO PUEDO PERDONAR. Y nada de juas juas a ver si creen que es una broma, aquí va el WASS WASS en sentido más épico que poético.

    Responder
  5. Si ya lo venía yo sospechando: Doña Angélica tiene vocación de «estricta gobernanta». ¿Por qué me regaña por reírme con «juas juas» y no con «jijijijiji» como otros (y no miro a nadie)?
    Y cambiando de tema, es todo muy raro: ¿qué hacían D. Chema y D. Gerardo cerca de mi casa? (¿acaso estaban invadiendo el barrio? porque eso es muy gordo, gordísimo). ¿Por qué estaban con nuestro queridísimo director espiritual (en el buen sentido) delante de una tienda de lámparas bastante hortera? ¿No podían haber elegido otra? A la vuelta de la esquina tienen varios comercios de lencería femenina mucho mejores (dónde va a parar) para posar delante de su escaparate. Por otra parte: ¿se han confesado? No sé, pero espero que alguien me resuelva las dudas.
    Y volviendo a cambiar de tema, por mucho que me paseo orgulloso con mi camiseta de Amanece que no es poco por mi barrio, sobre todo cuando paseo a Chispa, nunca me sale nadie al encuentro para solidarizarse y unirse al amanecismo; estoy pensando que debe haber amanecistas ilegales o clandestinos, o las dos cosas. O tal vez amanecistas «durmientes» (novedosa modalidad que acabo de idear).

    Responder
  6. Lo de amanecistas durmientes me encanta. 10 puntos. Haberlos los habrá, no lo dude, así como hay amanecistas que no lo saben, amanecistas autocensurados, agentes dobles del starguorismo. En su barro los habrá a cientos, de uno u otro tipo, se lo aseguro. Claro que se confiesan, y eso es otra cosa porque uno alcanza cierto equilibrio espiritual muy salmantino. Y luego sigo, que tengo el Blog de parto.

    Responder
  7. La idea de los amanecistas que no lo saben también me ha encantado. De todas formas, el amanecismo siempre acaba aflorando y se manifiesta en todo su esplendor; carecería de sentido ocultar algo de esa naturaleza, sería como si una muchacha turgente (y limpia y prudente) ocultase esas cualidades que con tanto gracejo adornan su persona para hurtárselas al disfrute de sus semejantes, un claro pecado de egoísmo. En cuanto a los agentes dobles ya los conocemos todos (y no miro a nadie), pero como el amanecismo es totalmente compatible con cualquier afición (siempre que no haga daño a nadie) pues eso.

    Responder

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *