… es que mi hermano ya está harto.

No, no, esta vez no. Es un embolao que nos metían los hombres porque decían que nosotras teníamos más sensibilidad y que distinguiríamos mejor al tonto que podía darnos más juego. Pero este año eligen ellos, que nosotras bastante tenemos con lo nuestro.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *