Cantar de mio Amanece (II)

Bienvenidos a este trance

Siéntense, que paso lista,

Pues continúa el romance

De Maese Amanecista.

Como segundo episodio

De esta saga surrealista

Tenemos un testimonio

De un anónimo activista

Que en su relato describe,

Entre varios de sus males,

Como empezó a ser proclive

a Góngora y a Cascales.

Como en una redacción

Que la seño le encargara

Despliega su narración

Del principio de su tara

Les dejo con sus palabras,

Tremendas, espeluznantes,

En las que él mismo narra

Como empezó a ser brotante.

“Todo empezó aquella noche

Veraniega y de sofoco

Cuando por primera vez

Vi Amanece que no es poco

¿Qué sentí al fin de la peli?

¿Qué sensación tenía?

¿Adelaida o Araceli?

¿Delirio o apoplejía?

Al ser yo un ser muy primario

(Estas cosas me superan)

Dudo del vocabulario

Que describirlo pudiera

¿Desconcierto, subidón?

¿Visión, flipe, epifanía?

¿Viaje, manifestación?

¿Descojone, sinfonía?

Desde aquel maldito martes

Nunca he vuelto a ser el mismo.

Amigos y familiares

Sugieren un exorcismo.”

Y esta es la triste historia

De un amanecista equis

Que se hizo surrealista

En vez de jugar al tetris

Buenas noches, señorías,

Buenas noches, mis bandarras.

Que sueñen con arrozales

Cercanos a Calasparra.

4 Respuestas para “Cantar de mio Amanece (II)”

  1. Maria Chacón

    Yo quiero un hijo tuyo… jajajajaja.. para que no se extinga la especie claro..Muu grande ¡¡

    Responder
  2. diegomartinmontalvo

    ¡Qué lástima! yo no puedo contestarle; soy un hombre muy primario, terriblemente sujeto a las pasiones: no pienso casi… Cualquier cosa que le dijera sería una tontería.

    Responder

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *