Divagaciones amanecistas en la menor (ocasión)

A Dios pongo por testigo de que nunca más me caparán el hurón.

Amanece como puedas. Tú a Albacete y yo a California. Eloisa está debajo de una calabaza. Cuando el rizoma del vecino veas pelar pon el tuyo a remojar. Que si quieres conformidad, Catalina. Ayna Patria querida. A Dios pongo por testigo de que nunca más me caparán el hurón. A brotante regalado no le mires el dentado. Sangre, sudor y plagio. ¿Quién mató a Laura Palmer porque era muy mala? Siete higos y medio. El paciente deprimío. ¿Porqué lo llaman amor cuando quieren decir que el más mínimo movimiento de sus pelvis actuaba en ella como ganzúa en su sensibilidad más arcana? Y así todo el rato.

Tú me dirás, Remedios, qué régimen de vida es éste.

4 Respuestas para “Divagaciones amanecistas en la menor (ocasión)”

  1. abogaitor

    Que digo yo que está muy bien, pero que muy bien, oiga, que la tabarra amanecista la traslade Ud. a este, nuestro foro. Pero hágame el favor de no olvidar a los no iniciados, esos que leyendo nuestros muros del Caralibro, o siguiéndonos en Twitter, puede que un día se caigan del caballo del papanatismo y, como San Pablo, vean la luz y abracen la fe amanecista.

    Responder
  2. Que se imponga la irrealidad amanecista y derribe la realidad normal. Yo quiero hablar así y tomarme las cosas así, o un día no voy a aguantar este sindios!!!

    Responder

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *