5 Respuestas para “Diario de una amanecista I”

  1. Bienvenida, doña Kass 🙂 Y digo yo. Imagínese que se hubiera quedado preñada tras el yacimiento. ¿Las criaturas tendrían cara (y cuerpo) de Góngora en una situación tan apurada como esa? ¿O tendrían un aspecto normal pero por dentro serían manieristas perdidos?

    Responder
  2. diegomartinmontalvo

    Excepcional, Dª Kass, ya se lo he dicho: excepcional. Sólo de leerlo me han dado verdaderas ganas de ponerme a hacer disparates de todo tipo, incluso rozamientos. Espero no habérselo jodido con mi lectura.

    Responder
  3. Soy Inma. Mi más sincera admiración amanecista!! Me ha pegado un fogonazo el culo y se me han quemado las bragas de nylon rosa (por lo de la femeneidad, usted ya me entiende)

    Responder

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *